Si bien Microsoft ha intentado forjar una relación más cercana con todas las cosas de código abierto, los sistemas operativos Windows 10 y Linux siguen siendo muy diferentes. Aquí hay cinco diferencias fundamentales entre estas dos plataformas.

Por el lado de Linux, aunque en los primeros años el soporte de hardware era un problema grave y la línea de comando era un requisito, son muy raras las veces en que algún problema no se pueda superar.

Sin embargo, no se puede decir lo mismo de Windows. No importa la versión, siempre se encuentra algún problema con la plataforma de Microsoft. En términos generales, esos problemas se pueden gestionar (a veces con poco o ningún esfuerzo).

Echemos un vistazo a algunas de las diferencias fundamentales entre Windows 10 y Linux.

1. Código abierto vs. Código cerrado

Seguramente usted habrá notado que Microsoft está haciendo un excelente trabajo de apoyo de código abierto. Solo eche un vistazo a Azure y verá que hay una cantidad abrumadora de implementaciones de Linux.

Open Source vs. Closed Source

Open Source vs. Closed Source

Microsoft incluso ejecuta su propio sitio Open Source que promueve OpenDev para Azure. Sin embargo, la cosa es que Windows 10 no se beneficia de la adopción de código abierto. El sistema operativo de Microsoft sigue siendo muy propietario.

La fuente de la plataforma de Windows simplemente no está disponible para ver. Por el contrario, la fuente para Linux está ampliamente disponible. De hecho, si desea ver el árbol fuente de Linus Torvalds para el kernel, aquí está.

2. Privacidad

Primero, quiero que quede claro, no estoy hablando de seguridad aquí. Esto es sobre privacidad. Está bien documentado que Windows 10 es el peor enemigo de los defensores de la privacidad.

Windows incluye algunas invasiones bastante serias de tu privacidad. De hecho, la Electronic Frontier Foundation (EFF) ha dicho que Windows 10 descarta descaradamente la elección del usuario y su privacidad.

Microsoft hace que los usuarios “elijan entre tener privacidad y seguridad ” en la forma en que el sistema operativo maneja la recopilación de datos. Microsoft incluso llegó a decir que sabían que había un problema con la recopilación de datos y lanzó un panel de privacidad basado en la web para ayudar a los usuarios a controlar la recopilación de datos.

Linux, por otro lado, toma la privacidad del usuario muy en serio. Basta con mirar hacia atrás para ver cómo Canonical manejó las quejas de los usuarios sobre Unity de Ubuntu y la privacidad en línea. Después de quejas generalizadas, Canonical cambió el comportamiento predeterminado de la función de búsqueda en línea de Unity de habilitado a deshabilitado. La plataforma Linux no recopila datos de usuario.

3. Seguridad

Voy a prologar esto diciendo que ningún sistema operativo es 100% seguro. Si su computadora está conectada a una red, es vulnerable.

Habiendo dicho eso, el ‘talón de Aquiles’ ha sido, durante mucho tiempo, la seguridad. Con cada versión, el espectro de la seguridad se cierne sobre el sistema operativo.

Seguridad Sistemas OperativosWindows 10 no es diferente. Microsoft ha hecho algunos avances con Windows 10, pero no lo suficiente. Incluso con Windows 10, los usuarios aún deben aprovechar los antivirus, antimalware e incluso así no pueden estar seguros. Considere qué tan recientemente se encontró que CCleaner contiene código malicioso, y es bastante fácil llegar a la conclusión de que no se puede confiar en el software destinado a proteger Windows.

Linux, por otro lado, no sufre de esas mismas inseguridades desenfrenadas. ¿Es perfecto? De ninguna manera.

Aunque muchos argumentan que la cuota de mercado es la razón por la cual Linux no sufre del mismo diluvio de código malicioso que paraliza a Windows 10, apuntaría al diseño mismo de la seguridad de Linux, haciendo más difícil que los hackers escriban el código real para inyectarlo en las máquinas Linux. Todavía se puede hacer, solo requiere un poco más de esfuerzo que en Windows.

4. Actualizaciones

Mencione actualizaciones a cualquier usuario de Windows 10 y empezaran a asustarse.

Recuerdo que la primera vez que reinicié una máquina con Windows 10, la actualización duró dos horas. Eso no es exagerado. He escuchado historias de terror sobre usuarios de Windows 10 que perdieron un trabajo hermoso porque el sistema operativo se apagó automáticamente para ejecutar actualizaciones.

Actualizaciones Windows LinuxActualizar Linux rara vez tiene problemas. No solo es confiable la actualización con los diversos administradores de paquetes de Linux, sino también es rápido. Puede hacer una actualización de apt-get dist-upgrade completa en el mismo tiempo que le lleva a la máquina de Windows reiniciar (más o menos un minuto).

Además de eso, los usuarios tienen el control total de cuándo ocurren las actualizaciones. El sistema operativo no insistirá en una actualización de un usuario.

Cuando aparece el mensaje de actualización, los usuarios pueden ejecutar la actualización o recordarla más tarde. Después de que se ejecuta una actualización, los usuarios solo tienen que reiniciar si el kernel está actualizado (incluso entonces, pueden seguir trabajando con el kernel actual en ejecución y reiniciar en un momento posterior).

5. Hardware antiguo o de menor potencia

Desea ver una enorme diferencia entre Windows 10 y Linux, cargue ambos en hardware antiguo y vea cómo funcionan. Esto puede hacerse especialmente utilizando una distribución como Peppermint OS o Lubuntu.

Según Microsoft, los requisitos mínimos del sistema para Windows 10 son:

  • Procesador: 1 gigahertz (GHz) o procesador más rápido
  • RAM: 1 GB para 32 bits o 2 GB para 64 bits
  • Espacio en disco duro: 16 GB para sistema operativo de 32 bits, 20 GB para sistema operativo de 64 bits
  • Tarjeta gráfica: DirectX 9 o posterior con controlador WDDM 1.0

Cualquier profesional de TI mirará esa lista y se reirá. 1 o 2 GB de RAM te darán un sistema Windows 10 tan lento que te encontrarás tirando de tu cabello con frustración.

Un usuario promedio (uno que hace procesamiento de textos, revisa el correo electrónico y navega por Internet) debe tener al menos 4 GB de RAM en una máquina con Windows 10. Si juegas juegos (valga la redundancia), 8 GB apenas te pasarán.

Ubuntu, por otro lado, requiere los siguientes mínimos:

  • Procesador de 700 MHz
  • 512 MB de RAM
  • 5 GB de espacio en el disco duro
  • VGA capaz de una resolución de pantalla de 1024×768

Los requisitos anteriores tendrán el mismo efecto que ejecutar los requisitos mínimos para Windows 10. Sin embargo, ejecutar Ubuntu en una máquina que cumpla con los requisitos mínimos para Windows 10, le dará al usuario una sólida experiencia.

En otras palabras, no hay comparación con la forma en que estos dos manejan hardware más lento/antiguo.

Tú decides

Esta comparación realmente solo araña la superficie. Y no me malinterpreten, hay áreas donde Windows 10 supera a Linux (pocos, pero existen).

Al final, sin embargo, la elección es suya. Lo más probable es que tome la decisión según la plataforma que le permitirá realizar más trabajo y hacerlo con un cierto nivel de eficiencia y confiabilidad.

Además puede tener a ambos sistemas trabajando en un mismo ordenador. En mi caso, utilizo Windows 10, Kali Linux y Fedora (Triple boot).

5 Diferencias Fundamentales entre Windows 10 y Linux
5 (100%) 4 votes