Gestión de Parches en Linux: Importancia y Estrategias

Total
1
Shares
Gestión de Parches en Linux
Gestión de Parches en Linux

Siempre que se actualiza el software, se corre el riesgo de que algo se rompa. Es la naturaleza de la bestia informática. El objetivo de los parches suele ser corregir un error o, peor aún, una vulnerabilidad de seguridad. Dicho esto, a veces las buenas intenciones llevan a malos resultados. Por ejemplo, contratas a un fontanero para que venga a arreglar una tubería que gotea. La repara, pero en el proceso rompe el inodoro sin querer: buenas intenciones con malos resultados. Sin embargo, esto no tiene por qué ocurrir con la aplicación de parches en Linux.

Para facilitar la aplicación de parches en Linux, puedes utilizar algunas herramientas conocidas como gestores de parches que te ayudarán a ahorrar tiempo y dinero. Una herramienta gestora de parches también te ayuda a evitar el mal parche que podría romper accidentalmente tu servicio. En este artículo, explicaré por qué es importante la gestión de parches. También hablaré de sus ventajas, problemas, mejores prácticas y estrategia. Hablemos primero de por qué la gestión de parches es importante para tu empresa.

Qué es la Gestión de Parches

La gestión de parches es como el asistente que se asegura de que su fontanero no rompa el inodoro mientras arregla otras cosas. Es un par de ojos extra que pueden ayudar a gestionar todas tus máquinas y lo que necesita actualizarse. Básicamente, la gestión de parches consiste en establecer un protocolo que debe seguir tu equipo, el orden de importancia y la urgencia. También responde a qué tipo de parche es: una corrección de errores, una corrección de vulnerabilidades o una nueva función.

Concepto de Gestión de Parches
Concepto de Gestión de Parches

Dicho esto, la gestión de parches arreglará y mejorará el rendimiento del Kernel Linux. También corregirá las vulnerabilidades de seguridad existentes. Así, la gestión de parches te protege de los ciberdelincuentes maliciosos que buscan sistemas sin parches como objetivo. La instalación de estos parches te protegerá contra los ciberdelincuentes que se aprovechan de estos fallos de seguridad. Además, herramientas como GFI LanGuard pueden ayudarte a aplicar los parches de Linux.

Además de las razones importantes que he mencionado anteriormente, vamos a sumergirnos en los otros beneficios de los parches de Linux.

4 Ventajas de Parchear Linux

El asistente del fontanero puede ayudar a clasificar los trabajos de más urgente a menos, y puede ayudar a mantener las herramientas en orden. Es un gran beneficio para el fontanero. Como cualquier actualización o parche en este caso, obtendrá muchos beneficios a cambio. Veamos algunos, y verás por qué deberías mantenerte al día con los parches de Linux.

Concepto de actualización de software
Concepto de actualización de software

Entorno seguro

¿Recuerdas el evento log4j de diciembre de 2021? Eso fue una gran lucha para conseguir parchear las cosas y eliminar la vulnerabilidad. Cuando te mantienes al día en parchear tus vulnerabilidades, reducirás la cantidad de riesgo existente en tu entorno. A cambio, esto reducirá las posibilidades de que se produzca una brecha y de que le ocurra algo malo a tu red. Una mayor seguridad en tu entorno también es un beneficio para tus clientes.

Clientes satisfechos

Si no realizas parches en Linux, el Kernel Linux se ralentizará, exponiéndote a todo tipo de vulnerabilidades y vectores de ataque. Los clientes no estarían muy contentos si descubrieran que su información no está segura contigo. En resumen, lo mejor es mantener tu sistema operativo Linux actualizado y libre de vulnerabilidades. Tus clientes te lo agradecerán. Lo peor que puedes hacer en un negocio es hacer que tu cliente cuestione la seguridad de tus operaciones.

Cumple con las certificaciones

Si mantienes certificaciones, es mejor que creas que los auditores comprobarán si estás al día con tus parches. Si no lo estás, podrías enfrentarte a fuertes multas. También porque estás poniendo en peligro a tus clientes. En muchos casos, si quieres mantener certificaciones activas como SOC 2 o ISO 27001, es imprescindible que estés al día con los parches de Linux.

Costes reducidos

Mantener los parches actualizados te ahorrará dinero a largo plazo. Esto se debe a que te permite evitar la posibilidad de ser hackeado. Ser víctima de un pirateo compromete tus datos. Entonces, es probable que también tengas que pagar abogados y posiblemente un acuerdo para tus clientes. La aplicación de parches en Linux acorta todos estos posibles costes y te ayuda a evitarlos.

Las ventajas de parchear Linux no acaban aquí. Dicho esto, el proceso no es perfecto y tiene algunas desventajas. Ya he mencionado el retrete roto.

3 Problemas con la Aplicación de Parches en Linux

A pesar de todos los beneficios, el parcheado de Linux tiene algunos inconvenientes que tienden a ser problemas inadvertidos. Así, a veces el parche puede causar problemas mayores de los que intentas solucionar.

Error de actualización de parche en Linux
Error de actualización de parche en Linux

Fallo en el parcheo de Linux

Uno de los mayores temores de los parches Linux es el fallo del parche. En esencia, tu parche puede no funcionar. Lo que es peor, tu parche puede romper algo más, como todo el sistema operativo. Puede que aparezca esa pantalla azul de la muerte diciendo que es imposible arrancar el servidor. Cuando esto ocurre, debes asegurarte de que tienes un plan de continuidad del negocio.

Otras veces, algo pequeño como un controlador en un dispositivo periférico, un touchpad o un mouse puede romperse. Afortunadamente, tenía una pantalla táctil y pude restaurar el controlador para que el touchpad volviera a funcionar. Dicho esto, no siempre se puede restaurar todo lo que se rompe. Recuerda que también debes reiniciar la máquina después de aplicar una actualización.

Tiempo de inactividad (Downtime)

El tiempo es el activo más valioso de una empresa, y nunca es suficiente. Algunos parches pueden tardar sólo unos minutos en instalarse y actualizarse. Dicho esto, una empresa media utiliza unas 100 aplicaciones. Por lo tanto, si todas estas aplicaciones tienen parches 2-3 veces al mes, necesitarás un equipo entero para gestionar los parches. Esto consumirá mucho tiempo a tu empresa.

Detrás de las últimas actualizaciones

Nunca se puede ir por delante con tantas aplicaciones y parches. Siempre estarás jugando a ponerte al día con los parches de Linux y los parches en general. Aquí es donde necesitas hacer un plan sobre qué parchear, qué es importante, qué tiene urgencia, etc. Dicho esto, no conviene actualizar porque sí. Y es que tampoco quieres jugar al wack-a-mole con la gestión de los parches. Por lo tanto, tendrás que priorizar qué parches son importantes para tus sistemas y necesidades.

Las 6 Mejores Prácticas de Parcheo de Linux

Éstas son las 6 mejores prácticas para ayudarte a empezar con buen pie en la gestión de parches de Linux.

Mejores prácticas de parche en Linux
Mejores prácticas de parche en Linux

Identificar los sistemas Linux que necesitan parches

Entonces, ¿cómo puedes mejorar tu estrategia de aplicación de parches para beneficiar a tu empresa? A continuación, te mostraré algunas de las mejores prácticas.

Si ejecutas sistemas Linux en tu empresa, querrás asegurarte de que cuentas con algunos recursos dedicados a mantenerte al día de los principales parches de Linux y de los periféricos. Por lo tanto, debes establecer expectativas claras con tu equipo y hacer que rindan cuentas. Además, asegúrate de que aprovechas los acuerdos organizativos, como los acuerdos de nivel de servicio. A cambio, esto mantendrá tu entorno seguro y te ahorrará los problemas de cualquier avería.

Elegir una herramienta de parcheo de Linux con soporte nativo adecuado

Cuando busques una herramienta de parcheo para Linux, busca una con soporte nativo. En esencia, el soporte nativo garantizará que los parches han sido probados y están listos para funcionar. Si te encuentras con un problema, entonces puedes estar seguro de que puedes obtener la ayuda que necesitas. Un ejemplo de una buena herramienta de parcheo sería GFI LanGuard.

Establecer un proceso de recuperación ante desastres

Si la actualización del parche falla -y por falla me refiero a que bloquea tus sistemas o hace que tus servidores no puedan arrancar- es mejor que tengas un buen plan para evitar el desastre, revertir rápidamente o, en el peor de los casos, restaurar. El mejor plan es probar el parche en un entorno aislado (sandbox). En otras palabras, pruébalo en un ordenador o máquina virtual que sea una copia de tu sistema. Si lo supera, puedes desplegar el parche en tus sistemas principales. Por otro lado, si falla, se convertirá en polvo cuando reinicies tu entorno sandbox.

No olvidar los parches de aplicaciones

Aparte de que tu sistema operativo Linux necesite parches, tus aplicaciones también los necesitan. Las vulnerabilidades de terceros son algunos de los problemas más comunes que afectan a tu red. Por lo tanto, debes asegurarte de que tu equipo actualiza las aplicaciones y tu SO. Si tienes un escáner de seguridad como SonarQube o Checkmarx, sólo son tan buenos como su última versión. Por lo tanto, ¡mantenlos actualizados también!

Probar y auditar los parches de Linux antes de distribuirlos

¡De vuelta al sandbox! Cuando recibas los últimos parches, pruébalos localmente en tus sistemas. Así te asegurarás de que funcionan como es debido antes de ponerlos a disposición del resto de la empresa. Te alegrarás de haberlo hecho cuando por fin encuentres ese parche defectuoso. Dicho esto, con suerte, lo habrás encontrado en la caja de arena (contenido) y no causando estragos en tu red.

Aplicar los parches lo antes posible

En general, deberías apresurarte a aplicar los parches de seguridad. Esto es para prevenir cualquier explotación de vulnerabilidades. Dicho esto, querrás probarlo y mantenerte al día de las noticias que lo rodean en caso de que el parche tenga algunos problemas. De nuevo, ese entorno sandbox garantiza que los parches se apliquen sin mayores problemas.

Ahora, pasaré a la mejor estrategia de parcheo de Linux.

Estrategia de Gestión de Parches para Linux

En esta sección, te daré algunos consejos sobre algunas formas de crear una buena estrategia que te mantendrá al día y mantendrá tu red segura.

Estrategia de gestión de parches
Estrategia de gestión de parches

Probar y auditar los parches antes de su distribución

Como se mencionó anteriormente, como parte de las mejores prácticas, querrás probar tus parches en un entorno sandbox. En una caja de arena, puedes asegurarte de que el parche que planeas enviar al resto de tu empresa no hará caer la red debido a algún fallo. Una vez que sepas que tus parches son seguros de distribuir, puedes pasar a implementar una determinada política en la empresa.

Cree una política de gestión de parches

Siempre recibirás un flujo constante de parches, que variarán en distintos grados de gravedad. Para hacer frente a todos estos parches y sus diferentes niveles de urgencia, querrás crear una política para gestionarlos. En el caso de los parches de seguridad, deberás dar prioridad a las pruebas y distribuirlas al equipo lo antes posible. Puedes probar los parches de menor nivel durante más tiempo antes de desplegarlos al resto de la empresa.

Permanecer actualizado y al día

Querrás asegurarte de que estás al día de lo que ocurre con Linux y con el ámbito de la seguridad en general. De este modo, podrás instalar las últimas actualizaciones y los parches de seguridad importantes lo antes posible. A veces, sin las noticias y la información, podrías carecer de información que te ayudaría a tomar una decisión mejor e informada sobre qué parche deberías instalar o no.

Palabras Finales

La gestión de parches es importante y mantiene tus sistemas Linux funcionando de forma óptima. A cambio, esto asegura que tu kernel Linux funciona a una velocidad óptima y garantiza la protección de tu red. También puede frustrar a posibles atacantes, ya que se han parcheado las vulnerabilidades.

Por último, los parches de Linux también garantizarán la satisfacción de tus clientes, especialmente si almacenan sus datos en tu red y servidores. No es fácil mantener actualizados el sistema operativo Linux y las aplicaciones de terceros, pero merece la pena. Para que la gestión de parches sea más manejable, querrás considerar el uso de una herramienta de gestión de parches que te ayude a facilitar la aplicación de parches.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestros Newsletters

Recibe notificaciones de los mejores trucos y apps, además muchos regalos.

Puede que también te interese